jueves, 27 de diciembre de 2007

ANTONIO BRICEÑO Y LUIS JULIO TORO: UN BAUTIZO ENTRE FOTOS Y MÚSICA







Una lluvia de pétalos cayó en Telefónica, el miércoles 12 de diciembre, cuando se realizó el bautizo del libro “Dioses de América”, del fotógrafo Antonio Briceño; y del disco “El arte de Luis Julio Toro”, del reconocido flautista venezolano.

Un bowl lleno de pétalos de rosas fue la pila con que se bautizaron ambas obras. Los dos trabajos han sido realizados con el apoyo de movistar, que una vez más apuesta por el talento de nuestro país.

A la reunión acudieron los rostros emblemáticos de la compañía: el Presidente, Luis Malvido; y los Vicepresidentes Juan Goulu, del área Comercial; Gustavo Ledesma, de Mercadeo; Roberto Casado, de Empresas; Arelis Díaz, de Recursos; Pedro Cortéz, de Administración y Finanzas; Gustavo Reyes, de Tecnología de la Información, Juan Comerma, de Redes e Infraestructura, Miriam Herz, de Secretaría General; Alfonso Checa, Director de Auditoría Interna e Intervención, Haydée Cisneros, Asesora de Comunicaciones Corporativas; Ingrid Priego, Gerente de la misma área; Ana Vass, Supervisora de Relaciones Externas y el equipo de Prensa.

“Estoy muy contento con la obra y con el resultado. A mi me encanta la fotografía”, fueron las palabras del Presidente, mientras observaba el libro de Briceño.

El fotógrafo mostró su emoción, y confesó estar encantado con el trabajo: “Es el fruto de un largo esfuerzo. Cuando movistar se interesó, la idea se concretó. A partir de allí fue mejorando: mayor tamaño, más cantidad de fotografías… Ahora es un libro contundente. Para mí, el día de hoy es un momento estelar.”

El flautista Luis Julio Toro estuvo acompañado de Bettsimar Díaz, hija del maestro Simón Díaz, quien también fue partícipe del proyecto discográfico. ”Haber podido llegar hasta el piso 14 de esta torre, con un proyecto personal, es para nosotros un gran orgullo. El disco se propuso y lo aceptaron. Eso es un cumplido tremendo”, comentó el músico.

Por su parte, Bettsimar se dirigió al fotógrafo Antonio Briceño y, con gran admiración, agregó: “Como con todos los artistas, uno siempre conoce primero la obra, y de último la carita de quien pinta o de quien fotografía. Es un verdadero placer.”

La reunión se llevó a cabo en un ambiente selecto, que pintaba arte por doquier. Entre sonrisas, los invitados compartieron impresiones, para luego llevarse en sus manos, las obras que les regalarán minutos de placer.

“Dioses de América” de Antonio Briceño




Los rostros de nuestros aborígenes, impregnan de color las imágenes de Antonio Briceño en su libro. Sus intensas miradas nos perturban, como si realmente al pasearnos por sus hojas, estamos adentrándonos en la selva. Se trata de un trabajo impecable, capaz de sorprender al ojo más incauto, y al más experimentado por igual. Es una obra que nos susurra insistentemente, y nos recuerda quiénes somos como pueblo.

“El arte de Luis Julio Toro”




Esta producción nos trae una melodía que seduce con amplia sutileza, y nos pide que no olvidemos cómo suena la flauta en Venezuela. Con obras de Simón Díaz, Astor Piazzolla, Antonio Lauro, Jacob Bandolín, Consuelo Velásquez, Alonso Toro, Johann Joachim Quanta, Eduardo Serrano, Ricardo Sandoval, y Johann Sebastián Bach; el flautista Luis Julio Toro, nos hace testigos de su talento y virtuosismo.

No hay comentarios.: